miércoles, 27 de abril de 2016

LOS PRIMEROS AÑOS DE LOS HH MARISTAS EN LOGROÑO


La revista 'Amistad', editada por la asociación de exalumnos del Colegio San José en el número  correspondiente a los cursos 1948-49  incluía la celebración del 50º aniversario de la llegada de los HH. Maristas a Logroño. Por esta razón, además, del clásico reportaje fotográfico curso por curso de los estudiantes de los colegios San José y Valvanera,  se publicó entre otros artículos, una "Breve reseña histórica del Colegio" que a continuación se reproduce.



BREVE RESEÑA HISTÓRICA DEL COLEGIO

"Corría el año de gracia de 1898. En Europa, en general y especialmente en la vecina Francia, el positivismo filosófico y el materialismo habían causado grandes estragos en las mentes de los encargados de regir la cosa pública.

Las leyes persecutorias contra la iglesia y en particular contra las congregaciones religiosas dedicadas a la enseñanza se estaban fraguando en los antros de la masonería.

Negros nubarrones ensombrecían el horizonte y el porvenir se ofrecía incierto y amenazador.

Uno de los Institutos religiosos de Enseñanza, blanco de las iras del Averno, en la vecina República era el de los HH, Maristas, esparcido entonces por toda Francia, en cuyo país de origen se hallaba, a la sazón, el mayor contingente de sus efectivos en Colegios y personal docente.

Por otra parte, algunos años antes, en 1886, nuestra patria había acogido por vez primera, con muestras de viva simpatía, a los hijos espirituales del venerable Marcelino Champagnat, entre los muros de la inmortal Gerona.
  
Nada extraño, pues, que ante la favorable acogida a los primeros HH. Maristas en nuestra patria, que ante campo de apostolado tan ubérrimo y prometedor, y aprovechándose de la real autorización otorgada al Instituto en 1888 para instalarse en España, nada extraño, digo que los superiores preparasen  en el solar hispano lugares de refugio y al propio tiempo nuevo campo de apostolado para sus religiosos perseguidos y desterrados.

Comenzándose a palpar en nuestra patria los saludables efectos de la educación impartida en nombre de Dios por los nuevos Maestros venidos de allende los Pirineos.

Había solicitado la fundación de un Colegio de Maristas de Logroño un virtuoso sacerdote de la ciudad, el Canónigo don Pablo Lorente, el cual en varias ocasiones había podido apreciar el bien que nuestros Hermanos realizaban en otras ciudades. Sirvióle de intermediario acerca de los Superiores, el librero de Zaragoza don Cecilio Gasca, alma noble y cristiana, amigo del Rvdo. H. Pablo Mª., primer provincial de España. Don Pablo Lorente y don Cecilio son dos nombres que merecen esculpirse con letras de oro en las Crónicas de los HH. Maristas de Logroño.

Tres son los valientes y abnegados religiosos que comparten en honor, los sacrificios y los méritos de la nueva fundación: el Rvdo. H. Congal, como Director, y los HH. Cecilio y Casimiro, sus colaboradores.

LLegados a Logroño el 1º de septiembre de 1898, comenzaron las clases el 15 del mismo mes, en una modestísima casa de la calle La Villanueva, hoy Rodríguez Paterna, con doce alumnos.

Este reducido núcleo fue incrementándose rápidamente hasta llegar a los 130 al finalizar el curso.

Inaugurada la obra Marista en Logroño, y continuada en reducidos locales, en viejos y ruinosos caserones, la confianza de las familias se encargó de darle vida y empuje.

Cabe atribuir al rápido desarrollo de la Obra Marista en Logroño, en primer lugar, a la bendición divina que siempre acompaña al obrero que trabaja con denuedo en la viña del Señor, y en segundo término, a la propaganda que los primeros alumnos confiados a nuestra solicitud hicieron con sus rápidos adelantos, con su buen comportamiento, piedad adhesión a los hermanos.

El feliz éxito  de la actuación del H. Congal al frente  de nuestro primer Colegio en Logroño, no fue debido a ninguna aparatosa demostración, pues, recto y sencillo como era,no sabía de ello, ni lo creía oportuno. La disciplina y la regularidad que presidían en el Colegio, la buena labor de los alumnos, la bondad y las atenciones del H. Director para con el público en general y, en particular, con las familias de los educandos, habían rodeado a los Hermanos, desde el principio, de la confianza y de un cariño que nunca se han desmentido. 

Los exalumnos de hoy, abuelos ya algunos de ellos, o padres de familia, conservan de su primer Director el más grato recuerdo.

El H. Congal dejó la dirección del Colegio al Rvdo. Hermano Cecilio, quien supo captarse como su predecesor,  de las simpatías de la población por su amabilidad y singulares dotes pedagógicas. Pero su celo y los consiguientes trabajos emprendidos, agotaron sus fuerzas físicas. A finales del curso 1900-1901 enfermó, fue trasladado provisionalmente a la Casa Provincial de Maristas en Barcelona, donde falleció.


Tuvo por sustituto al H. Luis que desempeñó el cargo a satisfacción de todos, y fue reemplazado por el H. José Corona en 1907 hasta 1911. Datan de esta época las
campañas anticlericales en España, promovidas por las sociedades secretas, mediante calumnias hábilmente propagadas. Para sustituirle fue nombrado Superior el H. Juan María, sucediéndole en agosto de 1917, el Rvdo H. Avito.

Durante su mandato se compraron los terrenos que ocupa el edificio actual.

En agosto de 1923, fue sustituido por el Rvdo. H. Abundiano, quien, tras muchas dificultades económicas logró levantar el Colegio actual.

En septiembre de 1928, se hizo cargo de la dirección el buen H. Epifanio, martirizado por los sin Dios durante la Cruzada.

El H. Avito tomó nuevamente la dirección del Colegio hasta su muerte acaecida en octubre de 1935, siendo su sucesor el Rvdo H. Victoriano García, a quien por falta de salud, reemplazó el Rvdo. H. Pompeyo, en octubre de 1936..."




EL PRIMER COLEGIO SAN JOSÉ

En la descripción de estos primeros años de la revista 'Amistad', no se incluye el nombre del Colegio Marista que inició su actividad en 1901, ni tampoco fotos de su edificio de la calle Mercado, 9.  

Por la dirección, y otros detalles, parece que los HH. Maristas se trasladaron al antiguo  Colegio de 2º enseñanza 'Nuestra Sra de Valvanera', que por esas fechas cesó su actividad. Muy probablemente, los alumnos externos de ese Colegio privado, terminarían sus estudios con los nuevos propietarios al conseguir ese mismo año los Maristas autorización para impartir bachillerato. Por los anuncios publicados en esa fecha, se puede afirmar, con las lógicas cautelas, que este Colegio se llamó durante algún tiempo 'Colegio del Inmaculado Corazón de María.' En algún momento, entorno a 1911, se cambió de nombre por San José y celebraba sus fiestas patronales ese día. 
Añadir leyenda













ALGUNAS EFEMÉRIDES

"En marzo de 1901, el Colegio se traslada de la calle Villanueva a la del Mercado núm. 9.

En septiembre de 1901 quedó autorizado el Colegio a recibir y preparar alumnos de Bachillerato. Inaugurándose esta sección con 10 alumnos. 

El 8 de diciembre de 1908, el canónigo don Pablo Lorente, bendijo la primera capilla del Colegio.

En 1909, se abrió por vez primera el Internado. Comenzó el curso con tres pensionistas: José Mª Tobías, Ángel Francia, y Miguel Miranda, hijo del Conde de Cascajares y un mediopensionista, Hermenegildo Martínez.

En 1911, se graduaron los seis primeros bachilleres, que habían cursado todos sus estudios en el Colegio: Abelardo Muro, José Luis de Abajo Zamorano, Pedro Echevarría, Martín Fernández, Felipe Gómez de Arteche y Amadeo Macua.




























En 1911, comenzaron a celebrarse con mucho entusiasmo las fiestas de los Santos Inocentes y San José.

El 19 de marzo de 1912, distribuyó la Primera Comunión el Obispo de la Diócesis, ilmo. Sr. D. Juan Plaza, procedente de Calahorra y acompañado por el señor Conde de Cascajares.

El 19 de marzo de 1922 establecióse la Congregación Mariana, adscrita a la "Prima de Primaria" de Roma. 

En marzo de 1926, comenzaron las obras del nuevo Colegio, proyectadas y dirigidas por el arquitecto don Agapito del Valle.

El 4 de julio de 1926, se bendijo la primera piedra del nuevo edificio, en presencia de las autoridades.

En febrero de 1927, celebróse la Fiesta del Árbol, en lo que con el tiempo había de ser patio del Colegio. Presidiendo las fiesta el señor Gobernador y demás autoridades, y bendijo los arbolitos el señor Magistral y antiguo alumno don Miguel Berger.

El 20 de noviembre de 1927, trasladáronse. Comunidad y alumnos al nuevo edificio, aun no terminado del todo.

El 8 de diciembre del mismo año se inauguró solemnemente el nuevo Colegio internado. En esta circunstancia pronunciaron sendos discursos el señor Gobernador, el señor Alcalde y el Ilmo. señor Obispo.


En abril de 1928 fundóse, dentro del mayor entusiasmo la Asociación de Antiguos Alumnos, cuenta en la actualidad (1949) con más de 500 socios. Posee una magnífica revista titulada 'Amistad', cuyo primer número salío a la luz en enero de 1929. 



El 8 de mayo de 1931, distribuyó el obispo la Sagrada Comunión a los 80 primeros comulgantes.

Con ocasión de la "Quema de Convenos", en mayo de 1931, los antiguos alumnos intervinieron eficazmente y nuestros dos Colegios se libraron de los sacrílegos incendios.

Durante el curso de 1931-32, se inauguró el Colegio de Nuestra Señora de Valvanera, sito en la calle del mismo nombre, frente a Correos; dirigió las obras el Arquitecto Agapito del Valle.

Al amparo de la Mutua Cultural Riojana, de la que fue Presidente don Jacinto Garrigosa, los Colegios Maristas de Logroño siguieron funcionando normalmente durante la Republica, si bien los Hermanos tuvieron que vestir el traje seglar.



A raíz de los sucesos revolucionarios del 9 de diciembre de 1933, treinta guardias civiles se hospedaron durante un mes en el Salón del Teatro, habilitado para dormitorio.

El 25 de octubre de 1936, Fiesta de Cristo Rey, se hizo la Entronización del Sagrado Corazón de Jesús en el Colegio San José, con misa de Campaña y procesión en los patios del mismo.

En el mes de octubre de 1937, fue requerido y cedido la mitad del edificio para Hospital Militar.

El 25 de julio de 1939, con la asistencia de las autoridades y numeroso público, se bendijo y descubrió la lápida dedicada a los Profesores y Exalumnos que durante la Cruzada Nacional dieron su vida por Dios y España"  (Revista Amistad Memoria Escolar del Cincuentenario)


LA ACOGIDA DE LOGROÑO A LOS MARISTAS


El rápido crecimiento del Instituto, luego congregación de los Hermanos Maristas de Logroño, habla de la buena acogida  que esta ciudad dispensó a los herederos de la obra de Marcelino Champagnat.

Pero en la España de principios de s.XX, no todas las voces eran unánimes a favor de la fundación de colegios por parte de las congregaciones religiosas. 

Logroño fue un feudo del liberalismo y como tal, muchos  serían los que defendían que la educación y la catequesis católica no deberían convivir juntas en la escuela. 

Uno de los logroñeses, que solo unos meses después de la llegada de los primeros Maristas expone este sentir en el diario LA RIOJA, fue Joaquín Jordá, farmacéutico del Hospital, que nada más, ni menos, escribe una carta abierta a Sagasta denunciando el cada vez mayor poder de la Iglesia y  citando de paso a los Maristas.



No hay comentarios:

Mi otro blog de Logroño