jueves, 25 de febrero de 2016

APROXIMACIÓN AL TRAJE REGIONAL DE LOGROÑO Y DE LA RIOJA

MÁS ALLÁ DE LOS SS. XIX y  XX

La recuperación etnográfica de la historia del traje de Logroño y de su entorno geográfico, tiene todavía muchas líneas sin escribir, basta una mirada más allá del s.XIX para ver otras formas de vestirse y de ser.

En la Biblioteca Nacional de Francia, se encuentran algunas láminas (5) fechadas en 1572-4 de la colección Gaignières Roger (1642-1715) en las que podemos contemplar mujeres logroñesas ataviadas de forma similar a como lucen en la actualidad en la Comunidad Autónoma de Cantabria en uno de sus trajes rescatados e incorporados a su peculiar etnográfico. 

El curioso y llamativo tocado de estas mujeres también, lo podemos encontrar en las iconografías de muchas iglesias. Así podemos observar las arpías y otras representaciones femeninas, que lo usan dependiendo sin son casadas o solteras. 

Sobre trajes históricos también se puede visitar la Biblioteca Nacional de España y ver La Colección de trajes regionales de España' de Juan de la Cruz / s.XVIII.






EL TRAJE REGIONAL COMO "TIPISMO" GEOGRÁFICO

A finales de siglo XIX y principios del XX, los libros, sobre todo de geografía, son ilustrados con los trajes regionales, a la vez que se describen las peculiaridades de los diferentes lugares de España. Se viven momentos en los que en la literatura pintura... romántica se imponen los llamados cuadros de costumbres, que describen tipos populares, y se difunden determinados estereotipos regionales y nacionales. Dentro de esta corriente, podemos entender las primeras puesta en valor y reconocimiento de las trajes regionales, fiestas y determinadas costumbres populares que hoy, con se mantienen. 

¿Qué es el traje regional? Los arquetipos de vestimenta regional se van definiendo con los tópicos socioculturales, de la existencia o recuerdo de los trajes para danzar, de los de celebración, de los de ir a misa, casamiento, etc. y, por supuesto, por las indumentarias populares del siglo XIX. Los resultados han sido unas vestimentas singulares "aceptadas" como representativas de cada lugar.

Respecto a Logroño la deriva, del traje típico, traje regional o, el hoy llamado traje popular, no ha sido ajeno a las diversas interpretaciones, apropiaciones, influencias de todo tipo. Este post es una reflexión sobre ello.





Niña vestida de logroñesa
fotografiada por Alberto Muro
años 20 (colección particular)
Un traje de logroñesa de principios del s. XX pero hay muchos más...

El traje de la foto (derecha) de Alberto Muro fotografiado a principios del s.XX es uno de estos trajes típicos de logroñesa. La indumentaria esta compuesta por una blusa negra entallada a la cintura y con puntillas en sus puños y cuello. La falda es blanca y de largo, más allá de la rodilla. Encima. lleva un delantal, de color blanco con vainicas y puntillas.

En sus diferentes variantes a esta vestimenta se puede ver con una falda de color negro, el pañuelo para los hombros atado por delante, y la alpargata  sustituidas por un zapato lazado. El cabello peinado con un moño con un lazo de tela o terciopelo negro. Sería un traje con orígenes en el s.XIX.






1.- el periodo del traje típico o peculiar

LA CONCIENCIA OFICIAL DE LA VESTIMENTA COMO PECULIARIDAD ETNOGRÁFICA


Las llamadas publicaciones costumbristas del siglo XIX fueron las primeras en describir las particularidades de los españoles y de sus distintas regiones con un cierto aire romántico. Uno de los libros de este periodo que resulta más revelador para definir el traje regional de Logroño, es el de Miguel Guijarro: 'Las Mujeres Españolas, Portuguesas y Americanas', (1872, 1873 y 1876). El tomo II (pág. 103-122) fue escrito por Salustiano Olazága y aportaba una de las primeras imágenes en cartulina a color de "como es" el traje de la mujer logroñesa. (ver lámina 4)

La importancia de este recopilatorio reside en que el autor, Salustiano Olazaga, regaló a su amigo Sagasta un grabado que luego sirvió para definir una de las indumentarias admitidas como representativas de Logroño (se puede ver en la exposición de la Bene de trajes regionales). 

A partir de la década de 1910 se impulsan los estudios etnográficos que tratan de documentar el folklore, los oficios y costumbres de algunas regiones españolas. El tipismo romántico se acerca más a la realidad y se adquiere la conciencia de que la población es cada vez más urbana y que en un mundo muy cambiante, los trajes típicos  tienen componentes etnográficos, históricos y artísticos que pueden estar en peligro de desaparecer. 

Los trajes escogidos no son los de la sociedad burguesa, ni los de la clase obrera, son por el contrario, los de los campesinos de una determinada zona regional o comarca geográfica, climática... no por municipios, o demarcaciones geopolíticas, si no por los aspectos comunes de las diferentes zonas. 


Esta concienciación estereotipada de la España de la época se plasma en la creación del Museo del Traje  promovido por personas pertenecientes a una clase social culta (adinerada) que a su manera selecciona lo que debe conservarse y protegerse de lo que no.


La Exposición del traje regional celebrada en 1925 fue inaugurada por el conde de Romanones quien hace notar:
 "Poco a poco indumentaria y costumbres reveladoras externamente de la variedad regional de España van desapareciendo; lo típico, lo diferencial, lo genuino de cada comarca ha ido pasando, en parte, de la realidad a la memoria, y aun en esta van aproximándose, con el paso de lo fatal y seguro hacia las sombras del olvido. Por eso, la mayoría de los trajes regionales son hoy en gran parte de España, más que realidades vivas, recuerdos a salvaguardar. A estos recuerdos se encamina esta exposición, que surge con el propósito de dar permanencia con carácter del museo del traje a esta iniciación de acopio y exhibición de vestimentas regionales”  


Algunas tribunas de la prensa de 1925 critican esta 'Exposición del traje regional' argumentando que el único traje de la provincia y de la región era el "traje oficial" y que como mucho se podía hablar de "traje comarcal". 

Esta gran exposición celebrada durante el gobierno del Directorio de Primo de Rivera, tuvo mucha importancia en años posteriores, y a partir de los años cuarenta dejó sentir su influencia en el uso y propaganda que se dio al traje regional como elemento simbólico.


Textos: 1. ¡Anda, echarle guindas a este riojanito! 2. A la puerta de casa 3. Una castañera en la plaza de la Constitución con su tertulia correspondiente 4. Como prueba este tipo hay en esta región, recuerdos de Navarra, Castilla y Aragón 5. Aquí está un mozo barbián para quien quiera algo de él 6. La torre de Santa María de Palacio 7. El mercado 8. Y es lo que yo digo: ¿quién diablos se come tantos pimientos? 9. Las fachadas sencillas se adornan con pimientos y guindillas.




ALGUNAS REPRESENTACIONES DEL TRAJE DE LOGROÑESA ANTES DE 1940


A principios de siglo XX las fuentes documentales antiguas de los dibujantes eran muy escasas, por lo que resultaba muy difícil colorear una cromolitografía etc. sin influencias de los tópicos del momento y de la moda. 

Algunas de las ilustraciones son muy curiosas y como en el caso de Perfumerías GAL, alejadas del modelo más tradicional asimilado hoy y, en estos casos, como casi siempre, surge la razonable duda: ¿quizás el equivocado sea el modelo de traje actual y el más acertado sea el de perfumerías GAL?  

Todo es opinable, pero comparar la fotografía de la revista Estampa de 1929 de la camerana de Ortigosa y el cromo de perfumerías GAL, observamos que su indumentaria tiene un cierto parecido. Lo que nos da la idea de lo difícil que resulta catalogar al "traje típico" como un elemento con una cierta uniformidad, tal y como muchas veces se cataloga hoy en día. 



Láminas de izquierda a derecha
(1) Heno de Pravia, realizó una serie de postales y publicidad para la revistas ilustradas con imágenes de mujeres con trajes regionales... Perfumerías Gal regalaba esta postal con la compra de sus productos dentro de una estudiada campaña de marketing. Curiosamente llama la atención el parecido de esta postal  con la imagen superior izquierda que corresponde a una foto de una camerana de Ortigosa y que fue publicada en la revista Estampa en 1929.
(2) Otra formas de dar a conocer los diferentes "Tipos regionales" fue mediante los cromos, de esta manera se distribuyeron millones de imágenes durante los años 20 y 30, En este caso el cromo pertenecía a la 'Serie de mujeres con traje típico regional' de chocolates 'Amatller'



Láminas de izquierda a derecha
(3) Este era un cromo que se regalaba con el chocolate 'Jaime Boix' de la colección 'Las mujeres de España'. Curiosamente esta imagen fue escogida para representar en un cupón de la ONCE del año 97 uno de los 'trajes típicos' riojanos.
(4) Las láminas montadas sobre cartulinas publicada por la imprenta de Miguel Guijarro 1872-1880 recogían en su amplio catálogo imágenes de:"Las mujeres españolas, portuguesas y americanas, tales como son en el hogar doméstico, en los campos en las ciudades"
(5) Esta litografía de caramelos Fisas por detrás lleva el escudo, el mapa de la provincia y el resumen histórico. Fue editado por Marti Mari y Cia.

Láminas de izquierda a derecha
(6) Antigua Postal
(7) La Editorial D'ivori - Barcelona publicó en 1936 'Vestidos típicos de España' Estas láminas se colorean a mano y tienen gran aceptación.
(8) Postales de principios de siglo de la vendimiadora y el tonelero (una vez más los tópicos  van unidos gráficamente (Chocolates Louit)

LA VESTIMENTA COMO SELLO DE GARANTÍA DE ORIGEN PARA VENDER MÁS.


El s. XIX y pp. XX se desarrolla extraordinariamente la publicidad y como pocas artes, maneja perfectamente los arquetipos y los estereotipos de la cultura del momento. Se utilizan para identificar determinadas marcas y productos según la región de procedencia del dueño, en otros casos, por el origen del producto o del consumidor. Muchas de estas marcas, con los años y hoy todavía, llevarán un "distintivo o marchamo" de origen que será el traje de La Rioja, el de Logroño, Cameros… Estas imágenes resultan muy curiosas de observar, ya que de forma expresa se puede ver la evolución de estas vestimentas para la sociedad riojana que también evoluciona durante estos años y que crea de forma tácita unas vestimentas como señas de identidades propias a veces por desconocimiento de los clichés oficiales, y otras, con aportaciones propias de publicistas y dueños de las firmas comerciales.



2.- el periodo del traje regional o provincial

DEL TRAJE DE LOGROÑESA  AL TRAJE "REGIONAL" DE LOGROÑO 1942-1977 (uno para cada provincia)


Después de la Guerra Civil se da un giro en lo que se refiere al traje tradicional y se produce una estandarización oficial de las indumentarias hasta llegar al modelo de traje regional. Son momentos en los que se imponen una una nueva forma de Estado y así todas las provincias tienen su  escudo y, todas su traje regional, pero como se puede ver en la imagen de la izquierda (1942), todavía no está decidido el traje regional de la provincia de Logroño, que poco después se adopta.

Los trajes "regionales" tenían una legitimación oficial y su uso estaba asociado al folklore y sus bailes populares que adquieren mucha importancia pasando a manos de las instituciones de la época como Educación y Descanso y sobre todo, la Sección Femenina. 



DE LA GIMNASIA FEMENINA A LAS DANZAS REGIONALES CON SUS TRAJES REGIONALES.

'Los Coros y Danzas de la Sección Femenina'

Desde los primeros momentos el folklore fue una actividad que se encuadró dentro de la educación física femenina, pero pronto se independizó de ésta, concretamente, a partir del V Consejo Nacional que se celebró en el año 1.942, y continuó su actividad desvinculada de los demás servicios. No obstante, la Sección Femenina además de su labor de recopilación, siguió enseñando el folklore especialmente en los colegios, institutos y 'Círculos de Juventudes' donde en sus primeros años no dejaban la entrada de hombres, por lo que el traje en los bailes en pareja se debían adaptar para ser bailados únicamente por mujeres. Como es fácil de imaginar en estas circunstancias, no siempre la recopilación de estas danzas (entendidas como deporte femenino) se ajustó a la realidad de los trajes de los danzadores que supuestamente deberían utilizarse. Además, hay que tener en cuenta, que la Sección Femenina estaba controlada a nivel nacional, por Pilar Primo de Rivera que la dirigiría con un marcado catolicismo y exaltación del patriotismo del momento, por lo que la moral de la época influye, y los largos de las faldas, las enaguas etc. se adaptan o se incorporan al servicio de la decencia, para que en el descuido del baile no se vea  más allá de los permitido.

Durante esta época la danza y sus indumentarias tuvieron una función propagandística y eran normales las giras internacionales donde se acudía a bailar. Esta época es muy importante para entender la actual asociación que existe entre el traje típico, después llamado regional y hoy popular con los grupos de danzas y con la música y bailes 
regionales.

Es en estos años cuando se estandariza y se asume un modelo oficial de traje provincial "típico de logroñesa" que correspondiende al de la comarca de Logroño (Albelda) y es de color blanco (ver foto). Este traje es diferente al que conocemos hoy como de "riojana" que, sería el propio de Cameros o también llamado de Serrana. 





"La estandarización".
El panel superior es una composición hecha con diferentes de faldas regionales según la colección de sellos de "trajes provinciales típicos de España". Algunas de las provincias distan entre sí más de 500 kilómetros pero llevaban similar falda. Se puede observar también que en este ejemplo falta el vestido de La Rioja, que por entonces estaba representado por el traje de Logroño/Provincia de Logroño que era blanco y que hoy  sobrevive representando solo a la capital de La Rioja. 


3.- el periodo del traje popular
BUSCANDO LAS RAÍCES POPULARES. A PARTIR DE 1978  

En el periodo democrático, con la nueva organización autonómica se impulsan las raíces culturales. Así, a finales de los años setenta y principios de los ochenta se prodigan la búsquedas de las señas de identidad y peculiaridades de las diferentes regiones y autonomías. En lo referente al traje regional, son los grupos de danzas, esta vez ya sin tutela institucional, los que realizan gran parte de estas investigaciones como complemento a la recuperación de danzas y de un cancionero popular riojano. La metodología es similar al periodo anterior al de la Guerra Civil Española. Se estudian los grabados, viejas fotografías y se busca en los “arcones de las abuelas” y de esta manera “se recuperan”, diferentes trajes de Logroño y La Rioja.

Los trajes, ahora llamados populares, siguen siendo difundidos y
popularizados casi exclusivamente por los grupos de danzas existentes. 

En Logroño en la actualidad existen tres grupos: 'Grupo de danzas de Logroño', 'Aires de La Rioja' y 'Contradanza'



Foto. Gracias los recientes impulsos de recuperación de la "Cultura Popular" por parte del Gobierno de La Rioja se exponen en el Edificio de la Bene diferentes trajes populares "recuperados". En este caso, por el Grupo de Danzas de Logroño.




Foto. Pasacalles con algunos trajes regionales de toda La Rioja de la colección del Grupo de danzas Aires de La Rioja. en el 'Pisado Popular' de los San Mateos 2008 (se pueden ver trajes de Anguiano, Albelda, Arnedo, Calahorra, Cenicero, Ezcaray... además de los de Serrana y de Logroño)



USO Y PARADOJAS DEL TRAJE REGIONAL DE LOGROÑESA Y EL DE RIOJANA





Cartel de fiestas
de S. Mateo de Logroño
En las celebraciones logroñesas tradicionalmente se danza con la vestimenta del traje de Cameros traje considerado en la actualidad como el oficial de La Rioja. 

También se visten de esta manera los vendimiadores de las fiestas de San Mateo, aunque sea este vestido el originario de una zona de montaña, donde no hay uva.


Con estos modelos, no es extraño observar que en esta ciudad se luzca más el traje de riojano que los vestidos tradicionales logroñeses. que se podían clasificar principalmente:

-En trajes logroñeses que tienen su inspiración en el siglo XIX (tradicional negro)


-El  oficial (el blanco originario de Albelda) que representó a la provincia de Logroño hasta la llegada de autonomía riojana y que es admitido con algunas paradojas en lo que se refiere al traje "popular" femenino y masculino.


- Del traje masculino apenas hay un criterio... ¿cuál es su origen? ¿Cuál es el oficial? Boina, pañuelo, chaleco...


Pero, en esto de la vestimenta no nos quedamos sin evolucionar y estamos a punto de incorporar definitivamente en las fiestas de San Bernabé, "el traje del renacimiento". 


CONCLUYENDO

Es de agradecer que se recopile pueblo a pueblo, así como en los archivos de las secciones femeninas, museos etnográficos, del traje... etc. Está muy bien que conozcamos el pasado y conozcamos como eran, y como vestían, cantaban y bailaban los que nos precedieron, pero es necesario alejarnos del folklorismo impuesto de los años 40-70 en los que de unas peculiaridades singulares se hizo regla común... limitando la vestimenta a fronteras administrativas y no naturales, sin diferenciar el valle de la montaña, secano con regadío, zonas ganaderas con otras agrícolas, trajes urbanos con rurales, trajes del s. XIX con otros medievales, trajes de ricos o de pobres, de danzadores, coletores... etc 


Esta estandarización reglamentación e imposición del traje "oficial" regional / provincial, que hemos asumido en gran medida como nuestras raíces, son precisamente lo contrario de lo que se pudiera pretender después de un estudio histórico de las peculiaridades del traje que se vestía en unas zonas determinadas, en una época concreta y en su función específica (no sólo para danzar), si es que la tenía. 


Creo que los tiempos, por fortuna van más por este último camino, lástima que no se pueda desandar tanto error y tantas "raíces" con criterios cuestionables.


Cada cual que vista como quiera, y si se quiere adoptar un traje u otro como seña de identidad, que así se haga. Pero sepamos el origen de la tradición, que puede ser centenaria o hacerse día a día, año tras año o crearse una nueva.




Fotos. Dos trajes de logroñesas: El negro sería el tradicional del siglo XIX y el blanco el procedente de Albelda







continuará
Primea publicación 10/04/2014
Actualizaciones: 10/11/2014 ; 05/01/2016: 30/05/2018

4 comentarios:

Anónimo dijo...

De lo mejor que leído sobre el tema. felicidades por el blog

Ana Rosa Terroba dijo...

Enhorabuena por el blog. Magnífica exposición y documentación sobre este tema. Añadiría que, frente a la simplificación que se pretendía con la estandarización del traje regional de La Rioja, puedo dejar constancia, en la actualidad, de la existencia catalogada de más de 80 trajes regionales diferentes en La Rioja, muchos de ellos presentes en el edificio de la Bene, en la colección que Isidra M. Santos de Calahorra recopiló, en la colección del grupo Aires de La Rioja y en la investigación que, gracias al Gobierno de La Rioja, nos encontramos realizando en este momento, cuya plasmación se manifiesta en la página web de Cultura Popular de La Rioja en la sección Inventario de folclore.

Santi de Santos dijo...

Gracias por participar Ana Rosa, me consta lo que tu me dices. Y coincido contigo que existen multitud de trajes, casi de cada pueblo, de cada oficio, de cada uso... y además merece la pena ser conocidos, y reconocido el esfuerzo de las Instituciones y personas que realizan este trabajo de investigación.

Por mis argumentos, yo soy más partidiario del traje como peculiaridad etnográfica. El "traje regional", en el sentido etimológico de la palabra, es decir, de región geográfica o administrativa, me parece un poco exagerado y tiene mucho de invento ideológico-político de una época muy determinada.

Anónimo dijo...

Es un artículo estupendo, muy documentado y acertado. Me gustaría saber si has publicado algún libro, tesis al respecto.
Un abrazo,

Te envío un e-mail.

LOS RECUERDOS TAMBIÉN SON PATRIMONIO HISTÓRICO