domingo, 1 de mayo de 2016

EL RECIBO DE LA LUZ DE 1915: EL DE LA NUEVA ELECTRA - VIUDA DE ARZA Y Cª


LA CARESTÍA DEL SUMINISTRO DE LUZ ELÉCTRICA.

No es muy difícil imaginar al cobrador de la 'Nueva Electra', con su bolso colgado del cinturón y al frente anunciándose con el abrir y cerrar de las puertas de los vecinos y con alguna voz como: "¡¡viene el cobrador de la luz!!" 

También seguramente, visitaría unas cuanta veces a algunos domicilios, con menos recursos y a los que nunca venía bien ese inoportuno momento de pagar. 

La luz era ¡¡carísima!! un jornalero, dependiente, obrero... rondaba su salario en 1915 entre las 2 a 3 pesetas día; el consumo de luz de una sola bombilla podía costar al mes 2 pesetas o más, dependiendo de las bujías. 


La carestía de la vida en 1915 llegaba a extremos agobiantes, y muchos logroñeses vivían en condiciones penosas así que poseer más de dos o tres bombillas, era un lujo del que muchos hogares tuvieron que abstener y siguieron durante mucho tiempo "encendiendo" y "apagando" la luz de velas y candiles.





EL "NEGOCIO" DE LA ELECTRICIDAD

Las empresas eléctricas tampoco nadaban en la abundancia, y como consecuencia del bajo poder adquisitivo de la mayoría de sus abonados, tenían que correr con los gastos de las instalaciones eléctricas hasta las viviendas particulares, así que muchas se arruinaron.

Sobre la tarifa hay que mencionar que el Gobierno congeló los precios del fluido eléctrico para alumbrado al prohibir su subida en pleno proceso inflacionista, por el artículo 4º de la Ley de Subsistencias del 11 de noviembre de 1916 y se mantuvo la congelación durante varias décadas, circunstancia que facilita enormemente el acceso gradual a la electricidad como fuente de iluminación. 

Como compensación a la estabilización de tarifas, se limitó la instalación de nuevas compañías competidoras lo cual facilitó  la amortización de las instalaciones eléctricas y su viabilidad.

COMO ERA EL RECIBO DE LA LUZ DE PRINCIPIOS DE S.XX EN LOGROÑO


Como se puede ver era muy parecido el recibo de la otra "electra logroñesa"



La sociedad mercantil  que emitía el recibo que se reproduce, era la propietaria del "salto de la Guillerma", con el tiempo, y con los cambios societarios fue variando su denominación. En un principio se llamó Nueva Electra - Juan Esteban y Vda. de Arza, mas tarde, Nueva Electra - Vda. de Arza y Cía y posteriormente en el recibo de 1928 se denominaba Nueva Electra - Vda. Arza, Hijos. 




RECIBOS A BASE FIJA Y POR CONTADOR

Los de a base fija tenían como unidad las lamparas y su potencia se media en bujías no en vatios. 

Principalmente era el sistema elegido para los domicilios, mientras, los talleres y las industrias que eran mayores consumidores optaban por el sistema de contador. 

Durante mucho tiempo fueron escasísimos  los hogares que poseían algún electrodoméstico. Así que la mayoría de las viviendas de los logroñeses y españoles de su época sólo poseían unas pocas y carísimas bombillas. así que según las bombillas y su número así se pagaba.

En 1915 en Logroño  existían dos "electras", la Nueva Electra y Electra Recajo, después se incorporarían otras, se fusionarían etc.



1ºpublicacion: 25/01/2016  Actualizaciones: 01/05/2016

Mi otro blog de Logroño